Ambientación

Innumerables son las historias que conocemos, de seres mágicos, mundos lejanos, incluso dimensiones paralelas. ¿Qué pasaría si te digo que todo lo que has oído es real?. Si, todo es real, y está a solo un paso de distancia.

Hace mucho tiempo la gente que dominaba la magia y hechicería tuvo ambiciones destructivas para con si mismos y el mundo, pensaron que al poseer dicho conocimiento serían seres casi omnipotentes, lo que ellos no conocían era que al abusar de ella, las barreras que mantenían a los mundos separados comenzaron a unirse gracias a la oscuridad que crecía en los reinos por estos abusos.

Hoy en día cualquier raza puede encontrarse en cualquier reino, ya que las brechas espacio tiempo creadas por la oscuridad, las cuales todos conocen como Portales, les permiten viajar entre ellos, aunque todo viaje tiene sus consecuencias...

Últimos temas
» En qué estás pensando.
Jue Mayo 24, 2018 12:00 am por Amalia Borgia

» Bonjour ma petite fille. [Privado|Rosie]
Vie Feb 10, 2017 5:25 am por Aleksandr Bozkurt

» Confieso que
Sáb Ene 14, 2017 6:09 am por Rosie

» Una tarde afortunada. [Privado-Rosie]
Jue Ene 05, 2017 9:13 pm por Rosie

» Habilidades Aprobadas
Vie Nov 11, 2016 6:53 am por The Author

» Ronda 1, Dupla 3 vs Dupla 10
Vie Nov 11, 2016 2:36 am por Jeanne D'Arc

» Presentación || [Privado con Participantes]
Vie Nov 11, 2016 2:03 am por The Author

» Ronda 1, Dupla 6 vs Dupla 7
Vie Nov 11, 2016 1:54 am por The Author

» Ronda 1, Dupla 5 vs Dupla 8
Vie Nov 11, 2016 1:53 am por The Author

Administración
The Author
Magic Quill
Administrador
Enviar MPVer perfil
Alioscars
PJ masculino
Kristoff
Mejor tema
WYD
Mejor pelea
We'll have to hurt for now
Pj femenino
Caliel [Chesire]
La heroína
Rhiannon
El villano
Hayate Tsubasa
Moderadores

Competidores
Créditos
Skin hecho por Hardrock de The Captain Knows Best.

Into the Darkness is licensed under a Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional LicenseEste foro es responsabilidad de la Administración y los moderadores, los elementos utilizados en los documentos de cada raza fueron obtenidos en gran parte de libros de rol de mesa, las imágenes fueron obtenidas de Google, tumblr y bing.

[Priv. Astrid, Markku y Alek] Party Animal

 :: Zona On Rol :: Mundo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Priv. Astrid, Markku y Alek] Party Animal

Mensaje por Amalia Borgia el Miér Ago 31, 2016 5:59 am


Con la ayuda de un demonio que le debía uno o dos favores logró llegar a Estados Unidos, específicamente Nueva York, el Bronx, la primera tierra en la que había descubierto que los humanos y los animales no eran tan diferentes como los primeros querían parecer. Se encontraba camino a una fiesta tan antigua como la fama de Grandmaster Flash y aunque aún faltaban unos kilometros ya podía sentir ese aroma en el ambiente, sudor mezclado con alcohol, sin duda ese debía ser uno de los aromas que más disfrutaba, pues sabía que cuando se mezclaban era porque cerca había una masa de seres simplemente disfrutando sin tomar en cuenta nada, ni los tapujos, ni las prohibiciones, ni nada.

Respiró profundo mientras se concentraba para escuchar como los bajos tonos de la música comenzaban a llegar a su cuerpo. "The get down"ese era el nombre de esa clase de fiesta, una que siempre reunía a la multitud más diversa. Pobres, ricos, humanos, sobrenaturales, daba lo mismo, si estabas dispuesto a dejar que tus instintos tomaran todas las decisiones por una noche entonces estabas invitado.

Amalia ingresó en lo que parecía una tienda de comida China y de inmediato pudo ver a uno de los guardias que resguardaban la entrada a la fiesta, sonrió amplio y corrió hasta él, sin decir nada le clavó un beso en los labios y el guardia no opuso resistencia, simplemente la dejó pasar. La loba atravesó algunas puertas, subió algunas escaleras y en un abrir y cerrar de ojos se encontró en la azotea de aquel edificio, el lugar elegido para la fiesta de ese año. De inmediato corrió hasta la barra y pidió un vaso de Jägermeister, lo bebió al seco y luego se dirigió a la pista de baile, cerró los ojos y dejó que su cuerpo interpretara cada nota, que la música tomara posesión de su cuerpo de las formas que estimara conveniente, después de todo eso era una de las cosas que más disfrutaba una galliard como ella.

Podía sentir que habían más lobos en esa fiesta e incluso reconocía algunos de esos aromas, pero ya tendría tiempo de acercarse una vez la canción hubiese dejado de pedirle que bailara.

Canción :
Vestimenta:
avatar

Licántropo 5
Licántropo 5

Puntos de Vida :
30

Mensajes :
142


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Priv. Astrid, Markku y Alek] Party Animal

Mensaje por Markku Borgia el Miér Sep 07, 2016 4:12 am

Llevaba tiempo ya viviendo en Nueva Orleáns con Sébastien, pero se pasaba la gran parte de la semana en Nueva York, trabajando de modelo para no perder la costumbre. Venía haciéndolo desde la adolescencia y ya en sus treinta seguía siendo su fuente de trabajo estable. Ninguno de sus agentes se explicaba cómo podía seguirse viendo tan joven, siempre le hacían bromas al respecto y Markku simplemente las devolvía con alguna sandez de la que todos reían. Una vez incluso se dio el lujo de decir que era un Licántropo y que envejecía más lento que los humanos y todos comenzaron a aullar o a decirle que eran hadas, sirenas y todo tipo de criaturas mágicas. Él sólo se carcajeaba ante la ignorancia, agradecía que fueran así porque le alivianaban la vida.

Esa noche le habían invitado a una fiesta socialité llena de modelos desabridas y gente con tanto dinero que llegaba a ser absurdo. Había dicho que no podía, que tenía que quedarse cuidando a su hermano que estaba enfermo en casa. Una mentira flagrante porque en realidad no quería ir a alabar los huesos y egos de sus compañeros de industria, él era un tipo simple, de gustos populares y hambre por hacer locuras. Iba en su motocicleta cruzando bajo el puente del Bronx cuando de pronto vio en un muro una señal. LA señal. No era su primera vez, cada vez que podía iba y por fin había llegado ese momento del año. No lo pensó y dirigió sus ruedas hasta el edificio que se veía perfectamente normal en el exterior. Comida china. Justo cuando se estacionaba vio a un bombón besando al guardia en un impulso y no pudo evitar sonreír y relamerse.

Dejó a Blackbird bien encadenada, se bajó, se quitó la ropa de arriba y se puso un sombrero que traía en la guantera. Avanzó con su consabida seguridad y pasó siguiendo la estela que había dejado la hembra fantástica. Olía a lobo, sin dudas, lo que le hizo ampliar el gesto, la comisura derecha subiendo un poco más. No se apresuraría, primero necesitaba un trago – o diez-, un cigarro – o algo más- y luego se adentraría en la pista. La música los mecía a todos pero él sólo tenía ojos para la diosa aquella que se mecía al ritmo de la canción como si fuera una con ella. Si se movía así de pie, debía ser gloriosa en la cama.

Estuvo unos buenos minutos observándola con descaro mientras bebía una botella de ron que había comprado completa. La tragó al seco y se secó con el brazo, dejando el recipiente vacío sobre la barra, caminó entonces a la pista, colándose entre los cuerpos sudados, su estatura permitiéndole no perder de vista al premio. Se le acercó por la espalda, le puso el sombrero que llevaba y la tomó sin titubear por las caderas, apegándosele, siguiendo el ritmo que ella marcaba. Se inclinó hasta su oído y susurró, despacio porque sabía que a pesar del ruido le escucharía sin problemas.- Supongo que no soy el único Lobo al que le gusta salir del bosque.- Podía llevarse un golpe por su descaro o quizás ganarse la lotería y conseguir colarse entre las piernas de la hembra, pero no le importaba el resultado, al final lo mejor siempre era el juego. No por nada era un orgulloso ragabash. Nadie era mejor que él en el papel de galán de cuarta.
avatar

Licántropo 5
Licántropo 5

Puntos de Vida :
30

Mensajes :
9

Edad :
35

Localización :
El Mundo


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Priv. Astrid, Markku y Alek] Party Animal

Mensaje por Astrid Borgia el Miér Sep 07, 2016 9:02 am

Ni siquiera pasó por su cabeza que su búsqueda a lo largo y ancho de extraños mundos la llevaría de regreso a su inicio, al lugar dónde decidió en primer lugar que debía encontrar a su hermana y cerciorarse que todo estuviera bien con ella. Sabía perfectamente y mejor que nadie que Amalia no necesitaba una niñera ni nadie que estuviera viendo detrás de su hombro, pero había algo más fuerte que ella misma que la sometía, su hermandad iba por encima de todo e incluso por encima de su vida, porque no le costó más de 30 segundos retirarse de su actual trabajo en la Veterinaria para emprender su búsqueda.

Gracias a la cantidad de años que llevaba viviendo en Nueva York no le fue difícil averiguar dónde estaría su hermana en esa noche, una especie de fiesta del bajo mundo dónde se mezclaba toda la clase de gente, humanos, razas sobre naturales y habitantes de otros mundos diferentes al suyo. Los famosos portales seguían haciendo de las suyas. Se cambió de ropa tan rápido como pudo, no podía presentarse en una fiesta con un delantal todo manchado y con pelo de animal, se dio una ducha y vistió con el primer vestido y tapado que encontró próximo a la palabra "decente" y abandonó su hogar.

No tomó tanto tiempo llegar hasta la dirección que le habían mandado, por fuera parecía un edificio de simple comida china pero gracias a sus pequeños pajaritos sabía lo que había dentro. Ingresó en el lugar con el único pensamiento en mente de ver a su hermana, tocarla, apretarla contra su pecho y saber que todo estaba bien, pero antes de poder ingresar al lugar el guardia dejó caer con fuerza una de sus manos sobre su hombro. Astrid frunció el ceño con una expresión sumamente dura, ¿realmente él se estaba metiendo en su camino entre ella y su hermana? Su siniestra viajó al cuello del hombre notoriamente más alto y comenzó a apretar con fuerza, desviando su mirada hasta él con una tranquilidad casi ridícula.- ¿Hay algún problema...? ¿No...? Eso creí. - Soltó el cuello del guardia tan pronto cómo este sacó su mano de encima de ella e ingresó al lugar. La música era notoriamente más fuerte dentro al igual que los aromas, cigarrillo, alcohol, sudor, sexo. Todavía no era ni media noche y el lugar ya estaba completamente descontrolado. Su mirada comenzó a buscar freneticamente el rostro familiar de su hermana y al darlo, una sonrisa tan amplia como la luna se esbozó en sus labios. Varios metros de ella estaba la loba, justo en frente, bailando con un hombre que le daba la espalda desde su ángulo, ¿uno más de sus múltiples conquistas?

¡Amalia! -Exclamó alzando su diestra para intentar llamar su atención desde el lugar en que se encontraba, aunque parecía no captar la mirada de su hermana comenzó a abrirse paso entre la multitud de personas para llegar hasta su sangre. Aún no se percataba de quién se trataba la identidad masculina, sólo tenía ojos para la adoración de su vida.- No sabes cuánto tiempo he estado buscándote hermana... ¿Y quién es tu amigo? -Volteó a ver al susodicho con una sonrisa sumamente amplia, frunciendo su ceño casi por inercia al darse cuenta de quién se trataba realmente. - ¿Markku? ¿Qué haces aquí?

Vestimenta:
avatar

Licántropo 3
Licántropo 3

Puntos de Vida :
30

Mensajes :
79


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Priv. Astrid, Markku y Alek] Party Animal

Mensaje por Aleksandr Bozkurt el Jue Sep 08, 2016 6:30 am

Los viajes, los viajes lo volvían loco. Principalmente porque al subir a un avión tienes que pasar el mayor tiempo por la inmensa masa de agua y eso le aterraba, ya que no sabía nadar muy bien. De por sí estaba nervioso y sus dedos se aferraban con fuerza a los reposa brazos del asiento del avión. – “Un whisky… no, mejor déjeme la botella”. – Dijo a la aeromoza antes de que se fuera al servirle su bebida. Estaba demasiado abrumado con la idea de pasar 10 horas en ese pájaro de metal, así que no se ocurrió mejor forma de liberar su tención. Los siguientes 25 minutos, los gemidos intensos de la aeromoza se podían escuchar a través de la puerta del baño y de los dos pisos del avión. No pudo contenerse y al parecer ella tampoco, habían algo de 200 personas más, ¿pero qué importa? ¿Acaso nadie ha escuchado un orgasmo en su vida?... ¿o varios?

Ya complacido y relajado salió como si nada hubiese pasado, se acomodó la corbata antes de sentar y a piernas cruzadas comenzó a leer el periódico mientras bebía la botella de whisky. No supo cuánto durmió, pero las frías manos de aquella amable cuerpo lo tocaban nuevamente para avisarle que debía bajar, pues ya habían tocado tierra. Bajó lento siempre elegante, pues representaba al nombre de la empresa de su padre adoptado, esa noche no era Aleksandr, sino el ingeniero Bozkurt. Tras una hora más de viaje desde el aeropuerto llegó al fin al punto de reunión. Una muy aburrida, todos en trajes carísimos y bebiendo vinos de más de 70 años de antigüedad. – “Si, si apoyo la idea. Adiós”. –Dijo antes de retirarse del lugar muy rápido, sabía que había otra fiesta, una más interesante. Una en las entrañas de la ciudad donde sabía que podía en verdad divertirse. Ni si quiera esperó a cambiarse de ropa, solo salió raudo, siempre cauteloso de que los miembros de seguridad de su padre no lo encontraran infraganti.

Había llegado antes de que empezará la fiesta, estrechó la mano con el seguridad y pasó hasta el bar donde sus amigos lo esperaban “armonizándose” con el ambiente. No faltaron las bromas sobre lo “sano” que era Aleksandr, que muy a pesar de su carácter errático, nunca había consumido algún tipo de estupefaciente.  Ya cansado de aquellas burlas, decidió al fin, a sus casi 30 años probar algo de eso que tanto les llamaba la atención. Luego de eso, no supo qué ocurrió con su cuerpo ni con su vida, solo sabe que despertó en una de la cocina del restaurante chino.

El fuerte sonido de la música y la mezcla de olores que  lo había despertado, a duras penas se levantó, pero había algo diferente en él. ¿Dónde estaba? ¿Por qué tenía cuchillos clavados muy cerca de su cuerpo? ¿Por qué esa tela que llevaba cubriendo su piel no parecía ser su Smart suit de 10 mil dólares? – “¿Y mis zapatos?” – Meneó la cabeza tratando de reincorporarse tras ver sus pies desnudos al igual que sus piernas, pero no podía, estaba demasiado mareado. Fue hacia la primera puerta que vio dando a lo que parecía ser la fiesta a la que fue invitado. Al parecer nadie notaba cómo estaba vestido o mal que se veía. Todos seguían bailando alrededor de él mientras iba caminando hacia la barra. Sus sentidos estaban confundidos, pero aún así pudo distinguir unos peculiares aromas. Solo por instinto, siguió el rastro hasta llegar a 3 personas que parecían conversar. Un muchacho y dos muchachas, perdón, un macho y dos hembras. Ya más recuperado y con una amplia sonrisa en los labios, tocó el hombro de una de ellas, aquella que no estaba haciendo pareja con el caballero. – “Hola,  ¿bailas conmigo?” – Le preguntó ya sin vergüenza al rechazo en preguntar si quería moverse al compás de aquella delicada pieza musical. – “Que no te confunda la ropa, si te incomoda, puedo quitármela de inmediato”.

Vestimenta:
Fina pieza musical:
avatar

Licántropo 2
Licántropo 2

Puntos de Vida :
30

Mensajes :
260

Edad :
31

Localización :
¿Con ropa o sin ropa?


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Priv. Astrid, Markku y Alek] Party Animal

Mensaje por Amalia Borgia el Jue Sep 15, 2016 6:33 am

La música parecía colarse en sus huesos y no importaba nada más en el mundo. El ritmo de los latidos de su corazón parecía aumentar casi tanto como cuando estaba por transformarse y es que no había nada entre los humanos que estuviese más cerca de lo animal que esta clase de fiestas, incluso si Amalia se daba el tiempo de respirar profundo podía llegar a sentir que quienes estaban allí simplemente dejaban el criterio de lado y esa pequeña parte animal que aún tenían tomaba todas las decisiones de la noche, tal vez por eso procuraba estar siempre en esa clase de situaciones, esas en las que la raza humana le era casi agradable y respetable.

De momento la loba sintió como unas manos se posaron en su cuerpo, aquel aroma era inconfundible, un lobo como ella, uno valiente si se acercaba tanto o tal vez uno despreocupado, como fuera no iba a negarle un baile, eso es algo que un galliard sencillamente no hace. Sonrió ante las palabras del extraño, mas no volteó a observarlo, su aspecto no era importante, al menos en ese momento.- ¿Seguro que no estamos en el bosque? Debo haberme confundido, sentí que estaba rodeada de animales. -La voz de Amalia era alegre, como siempre, tanto que cualquiera podría incluso categorizarla de tonta y es que voces como la de ella, suave, aterciopelada y coqueta, solían pertenecer a aquellas  hembras que el público general conocía más por su belleza que por su materia gris.

Continuó bailando, alzando los brazos, sonriendo a ojos cerrados hasta que el aroma de esa loba llegó a sus fosas nasales. Ese era un aroma que jamás confundiría y por eso a penas la eschuchó decir su nombre sus ojos se abrieron de par en par y la buscó con su mirada hasta encontrarla.- Me encontraste. -Dijo con una sonrisa amplia para luego escuchar esa pregunta y entonces cayó en cuenta que una vez más no tenía idea de quien la acompañaba... La historia de su vida.- Pues... Emmm. -Lentamente dirigió su vista a su compañero de baile y entonces algo extraño ocurrió, ese rostro, ese aroma ¿Cómo no lo había notado antes? Era Séb ¿No? No, su mirada era más alegre, menos suicida y además su amada hermana le había llamado Markku. De inmediato se separó y se acercó a Astrid, mas no por rechazo, sólo tenía mucha curiosidad por lo que estaba ocurriendo y no entendía nada.- Tú... Tú no eres... ¿Te conozco? ¿Me habías visto antes? -Toda la situación era extraña, pero demasiado entretenida y cuando estaba por preguntar algo más lo vio.- Mentira. -Dijo entre risas observando al lobo que ahora se acercaba a su hermana.- Alek ¿Estás bien? Creo que olvidaste tus zapatos, tus pantalones y bueno, no se muy bien lo que pasa, pero cualquier decisión que te haya dejado en este estado... Estoy a favor. -Puede que aquel lobo estuviese en las peores condiciones, peto a los ojos fe Malia sólo era uno más, tal vez uno que se estaba divirtiendo más que ella.

Era una situación definitivamente nueva. Su hermana, su "Sujeto semi desnudo al que una vez le había salvado la vida" y Séb, bueno no, no Séb ¿Anti-Séb? Aún no estaba segura que apodo darme a Markku, pero definitivamente alguien como él merecía un buen apodo.
avatar

Licántropo 5
Licántropo 5

Puntos de Vida :
30

Mensajes :
142


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Priv. Astrid, Markku y Alek] Party Animal

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 :: Zona On Rol :: Mundo

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.